Skip to main content

«Querer es poder»… Cuando celebré mis 18 años, mi padre, me obsequió una placa grabada con esas mismas palabras, como símbolo de transición hacia la madurez. Esta frase me ha acompañado hasta el día de hoy, aunque en aquel entonces no fui capaz de captar plenamente su significado, con el tiempo y mis experiencias de vida, he llegado a comprender y vivir esas palabras de una manera más profunda.

Considero que podemos interpretar este mensaje de diferentes formas entre ellas:

Una ilustración de un niño levanta una barra de papel

1. «Querer es poder» (el poder de la voluntad)

Cuando deseamos algo con fervor, con pasión y determinación, nos impulsa una fuerza inexplicable. Es esa fuerza la que nos permite superar obstáculos y nos empuja a seguir adelante sin importar las adversidades. Cada persona lleva en su corazón una pasión, un propósito. En mi caso, ser coach es mi norte, mi objetivo de vida. Y, a pesar de las opiniones ajenas, cada paso que doy me reafirma que, con el poder de mi deseo, puedo superar cualquier barrera.

Pero esto no se limita al ámbito profesional. En cada esfera de nuestra vida, cuando realmente deseamos algo, nos movemos con una energía renovada, viendo oportunidades donde otros ven dificultades y disfrutando de cada parte del viaje.

Los hombres y mujeres asiáticos tienen un cuerpo fuerte, buena salud, amor a Exe

2. «Querer es poder» (el poder del amor)

El amor es otra de las fuentes más poderosas de energía en nuestras vidas. A través del amor puro, somos capaces de gestas sorprendentes. ¿Cuántas historias hemos escuchado de actos heroicos impulsados por el amor a un ser querido, a un amigo, incluso a una mascota? Ese padre que, movido por la adrenalina y el amor, ante un peligro es capaz de levantar un vehículo para salvar a su hijo; o el individuo que, aún en condiciones precarias, comparte el único trozo de pan con su fiel compañero canino.

Sin embargo, es esencial recordar que este poder, si se maneja sin equilibrio, puede llevarnos a decisiones impulsivas o dependencias. Así como el amor nos brinda fuerza, también nos recuerda la importancia de amarnos a nosotros mismos y de buscar relaciones equilibradas y saludables.

Niña con papá vestida con superhéroes, familia feliz y amorosa

«Querer es poder» no es solo una combinación de palabras; es una filosofía que nos invita a reflexionar sobre la fuerza interior que poseemos, tanto a través de nuestra voluntad como de nuestro amor. Cada día es una oportunidad para demostrar que, con pasión y determinación, podemos transformar deseos en realidades.

Y tú, ¿Qué deseas lograr con la fuerza de tu voluntad y amor?